Una grata jornada de fe y camaradería vivió a fin de año el 1% de la Zona Oriente