Con una eucaristía y una fraternal convivencia, el 1% de la Zona Norte dio término al año 2013