Reconocimientos y calidez marcaron la despedida que el 1% de la Zona Sur dio al 2013